Hacer tela encerada en casa

En el amiga invisible de estas navidades, nos hemos regalado muchísimas cosas cero residuos, hechas a mano, envueltas con papel o cajas reutilizadas... La verdad es que no habíamos acordado hacerlo, por lo que me llena de alegría que nos estemos concienciando y normalizando cada vez más de este tipo de cosas. Mi amiga Helen hizo para su amiga invisible Beeswax wraps o tela encera para envolver alimentos y evitar el uso de papel film o de aluminio para conservar alimentos. Como le había sobrado un poquito de material, le pregunté que si me podía enseñar a hacer unas poquitas y es lo que vengo a contaros hoy.


La cera de abeja se usa desde la antigüedad para conservar alimentos y hoy todavía podemos apreciar cómo algunos alimentos, como por ejemplo el queso, se cubren con una capa de cera. También se utilizan parafinas para esta función de preservación, pero la elección de productos naturales siempre será mejor. Hay varias maneras de hacer telas enceradas, y se pueden encontrar infinidad de recetas en internet, algunas más elaboradas que otras. Nosotras decidimos usar simplemente cera de abeja, pero se pueden añadir también a la mezcla aceites ( Jojoba, almendras, oliva) y resinas (Dammar), para obtener diferentes acabados. Si eres vegano, actualmente existen envoltorios con ceras vegetales como la de candelilla o la de carnaúba.


Materiales


- Cera de abeja (100 gramos aprox. aunque dependerá de la cantidad de telas que hagáis.)


- Telas de diferentes tamaños (Corta para diferentes usos y soportes. Es aconsejable utilizar telas 100% algodón lo más finas posibles, para que la cera penetre bien.)


- Tijeras (La que utilizamos tenía el corte en forma de piquitos, que le daba un acabado muy chulo.)


- Brocha


- Papel de horno o vegetal


- Pinzas de la ropa


- Cazo de metal




Procedimiento


En primer lugar cortamos las telas al tamaño deseado en formato cuadrado (10x10, 20x20, etc.) y precalentamos el horno a la temperatura más baja, ya que lo usaremos más adelante. En una bandeja apta para el mismo, ponemos el papel vegetal con la tela. En un cazo a fuego muy muy bajito calentamos la cera de abeja y esperamos a que se derrita, dándole vueltas con la brocha para ayudar en el proceso.

Derretir la cera en un cazo

Cuando la cera de abeja se haya derretido, ponemos la tela boca abajo y con la brocha extendemos la cera por toda la superficie hasta que quede bien repartido el producto. Para asegurarnos de que la cera penetrase bien, nosotras metimos inmediatamente después la bandeja con la tela al horno durante un minuto aproximadamente.

Extender la cera y meter al horno

Pasado un minuto sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar 30 segundos para poder coger bien la tela y no quemarnos. Con cuidado separamos la tela del papel de horno y la colgamos con unas pinzas para que se seque. Podremos comprobar pasado un rato, que la tela se ha secado perfectamente y ha adquirido una consistencia un poco más rígida debido a la cera de abeja.

Sacar la tela del horno y dejar secar

El exceso de cera probablemente se quede en el papel de horno, así que puedes ponerle encima un nuevo trozo de tela, para que vaya absorbiendo ese exceso y rellenar con la brocha las zonas que no tengan cera. Repetimos el proceso hasta encerar todas las telas y una vez hayas acabado, te aconsejamos limpiar todos los restos de cera de los utensilios con un papel antes de que solidifique, ya que si no, será más difícil quitarla.


Mi amiga Helena había hecho previamente una versión con resina y aceite, que quedó más suave pero un poquito más grasa. La cuestión es ir probando qué formula te gusta y se adecua más al uso que les vayas a dar.

Resultado final

La verdad es que quedamos bastante contentas con el resultado y al probarlo sobre un recipiente se amoldaba perfectamente con el calor de las manos.

Si que es verdad que en los bordes del recipiente se notaba un poco ese exceso de cera, pero suponemos que con los lavados lo irá perdiendo.



Con los envoltorios de cera puedes cubrir platos, boles, fuentes, conservar alimentos en la nevera (frutas, verduras,...) utilizarlo para llevar bocatas o snacks, etc. No es aconsejable utilizarlo para preservar la carne, pero si quieres evitar el uso de plásticos en estos alimentos, puedes utilizar bolsas de silicona de cierre hermético, libres de BPA, reutilizables y reciclables.

Para mantener las telas enceradas, se deben lavar con agua templada o fría, con jabones y estropajos suaves (sin frotar demasiado fuerte) y dejándolos secar al aire. No es apto para microondas, horno ni lavavajillas.


Espero que os haya gustado este pequeño "tutorial" y que os animéis a hacerlo. Las telas enceradas son una buena alternativa en la reducción del plástico en nuestro día a día y ojalá su uso se extienda cada vez más.


Muchas gracias por concederme este ratito.

¡Nos vemos!

Patrice :)

INSTAGRAM
SOCIAL NETWORKS
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon
MORE
Preguntas Frecuentes
Politica de Privacidad

Copyright © 2017 · Patrice Capa · All Rights Reserved